Catae: No vas a querer cocinar el domingo

Por José Manuel Vilches @cotevil | Fotografías de Alejandro Daza

Una mesa de Singapur se levanta frente al mesón de despacho. Sobre ella hay tablas con quesos, fiambres y almendras; también tomates grillados, setas flotando y carpaccios. Un número sensato de personas la recorre tomando lo que les apetece y clavando su mirada en las otras estaciones. Hay una fría con ceviches de calamares y camarones, otra caliente con lomos y salmones puertomontinos. Ésto es sólo una parte del Renbrunch, el proyecto dominical de Catae.

El 16 de julio el restorán del Renaissance estrenó un buffet para extender la cocina del hotel que recibe cerca de 1.200 huéspedes a la semana. Las preparaciones parten el día anterior bajo la técnica de 22 cocineros que acaban de recibir al nuevo líder del outlet culinario, David López Cavieres. "Más que ser el encargado, es darle las libertades a ellos para que se desarrollen día a día", asegura el chef, quien acaba de terminar su cuarta temporada como productor gastronómico de MasterChef.

Antes del mediodía y hasta las 16.00 horas puedes llegar a Kennedy 4700. El servicio se mantiene intacto y van rellenando plato a plato los productos que conforman esta fusión desayuno-almuerzo. La fruta, el café, los postres y las botellas de Viu Manent se multiplican por defecto. Los huevos, a tu solicitud, pueden ser benedictinos o escalfados: un clásico dentro de los hoteles que sirven sobre un muffin corriente, con lomo kazzler y salsa holandesa hecha justo a 60 °C. Otras son preparaciones sencillas, como el arroz graneado que mezclan al final con pesto para que la clorofila del aceite verde no se recaliente y ponga opaco.

El nombre del lugar significa "sorprender" en mapuzungún, por lo que el tablón asiático que centra su espacio juega como figura retórica. Está rodeado de tejidos mapuches y maderas autóctonas del sur de Chile. "La antigua cocina era muy de la crème, de la bechamel, muy de todo. Nosotros vamos enfocados a otro lado, a reconocer e insertar el país en el que estamos", explica López Cavieres, quien adelanta que podremos llegar a ver piñones, potrillo e incluso empolvados.

En resumen, un hotel de 5 estrellas les abre las puertas de su cocina por $17.500 pesos y uno decide cuando poner stop.


Write a comment

Comments: 0

The Best of Santiago is a project by

Follow Us

With the support of


Share this page