BURGER TRUCK

Gusto urbano en cuatro ruedas

Por @cotevil

 

La nueva cadena de hamburgueserías de Antonio Bloise llegó en un foodtruck. El plan es que donde se estacione este vehículo, se abra un buen restorán y mate el hambre. Así ubicaron al Burger Truck en el tercer nivel del Alto Las Condes y luego en el Plaza Egaña: en el primero las mesas rodean a la cocina, y en el segundo atienden desde un carrito similar en las terrazas.

 

Como su nombre bien lo indica, la especialidad sobre ruedas son las hamburguesas. Son de 180 gramos y tienen como máximo un 15% de grasa. Hay unas con espinaca salteada y otras con manzana. Algunas incluso llevan aderezo de rábano picante, que también se conoce como horseradish. Para acompañarlas y compartir con quien quieras, hay cubos de pollo rebozado, albóndigas de carne y una chorillana a su estilo que bautizaron (The) “Chilean way”.

 

Como en toda rama de la empresa gastronómica “Alimentos San Martín Ltda.”, que se emplazan desde Coquimbo al Monticello, la molienda pasa directamente de su planta viñamarina al lienzo de metal. Así nace por ejemplo la “Latin Macho”, una clásica de cheddar, jalapeños y tocino crocante. La corona el par de aros de cebollas que rebozan con cerveza, harina y un batido sin huevo. ¿El toque? Lo enumeran desde la cocina y parte con “ají de color, pimienta y comino”.

 

Homónima y casera, la “BurgerTruck” es la más pedida de la cadena. Poderosa en su fusión, combina champiñones con cheddar y tocino. En pila, la preparación se erige sobre un brioche que llega cuatro veces a la semana y del cual llegan a vender 700 en un solo domingo. 

 

La ruta de Burger Truck continuará en Santiago, instalándose a futuro en el Mall Plaza Los Dominicos y en el aeropuerto. Pronto, antes de volar, podremos disfrutar de sus fuegos en el nuevo terminal aéreo de la Capital. Nos despediremos de Santiago con un gusto parecido al de las cocinas de Upper West Side en Nueva York, pero claro…  al lado de la Cordillera de los Andes.



Sponsored by


The Best of Santiago is a project by

Follow Us

With the support of



Read online

Share this page